Rafa, juventud y garantías bajo palos